Sin titulo

Cortó trozo a trozo, la piel caía a pedazos sobre el escritorio manchado. De ese modo el escritor empezó su obra magna. Cada corte, cada grito, cada lágrima, cada gota, palabra a palabra fueron quedando plasmadas en el papel. Al ponerle fin a su texto, el escritor cayó muerto sobre la máquina. 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar